"La nostalgia es una droga"

martes, 28 de junio de 2016




Mood: no me siento yo
Lisent: La nostalgia es una droga - Alaska
Eating: ...
Other: desconectada


Hay días que por más que intentamos sobrellevar acaban siendo una porquería (dicho de forma educada). No sé si es por la forma que tenemos de ser los humanos, por ser mujer, por tener una personalidad un poco rara, por estar en los días donde las hormonas están revoltosas o porque tenga examen este miércoles. Posiblemente un conjunto de todo.

Hoy no me siento yo. Mi carisma desaparece, mi buen humor se esfuma y la sonrisa falsa tras la que he de esconderme florece. ¿Por qué no me siento yo? hay una respuesta bastante fácil, los días así, no sonrío, estoy decaída, triste, no me rio hasta que duela el estómago, no hago bromas, acabo encerrándome en mi habitación, todo me sienta mal y escucho música hasta que me quedo dormida, con unas ganas tremendas de llorar, me siento sola. Lo positivo que puedo rescatar es la reflexión, el pensamiento, poner en orden todo lo que tengo en mi mente así como decisiones que quiero tomar en mi vida.

Este tipo de días son a los que denominamos "tener un mal día" y que añades "habría preferido no haberme levantado". Son días a los que intentamos evadir haciendo cosas que puedan animarnos, pero que al final puede dar resultado o no y si además sumamos algún acontecimiento o hecho que los perjudiquen aún más terminan por hundir.

Lo bueno es tener algo o alguien que te ayude a sobrellevar el día, aunque no sea en su totalidad. Yo tengo la suerte de tener a mi pequeñín que aunque de picotazos lo adoro con locura. Es impresionante como una cosa tan pequeñita puede desprender tanto amor, si es cierto que se trata de un pájaro, un agaporni para ser más exacta, pero no duda en darte un piquito en los labios como gesto de beso, pequeños empujoncitos en la cara como muestra de afecto, de juguetear con tu pelo para llamar tu atención o despertarte si has cerrado los ojos durante unos segundos, así como agachar su cabecita para que le des su masaje. Su comportamiento es el mismo que el de un perro, pero en cuerpo de pájaro, y sin quererlo su ternura acaba sacando una sonrisa en mi cara. Nunca falla.

 

El día que esta cosita me falte no sé que será de mí, con lo sentimental que soy y el cariño tan rápido que se le coge a estos animalitos.

Me apetecía escribir y compartir mi estado de ánimo, describir como me siento hoy. Espero que mañana sea un nuevo día y me encuentre mejor.

Nos vemos.

Etiquetas: , , , ,

0 kisses
/